Nuestros cuerpos están formados de hasta un 75% de agua, por lo que debemos de tratar que ese agua sea de calidad, y que nos proporcione una correcta hidratación tanto interior como exterior.

 

  • Debemos ser conscientes de la importancia del agua que ingerimos:

 

  • "No solo somos lo que comemos, sino también lo que bebemos".

 

  • Si el agua que tomamos es de calidad, facilitara la digestión: nuestro sistema circulatorio y nuestra depuradora natural “riñones” tendrán un correcto funcionamiento, ayudándonos a la prevención de cálculos renales, infecciones de orina…, además de ayudarnos a la prevención o mejora del estreñimiento, y a la perdida más efectiva en dietas de adelgazamiento.

 

  • El problema es que el agua del grifo suele ser portadora de gran cantidad de residuos secos e impurezas que pueden ser perjudiciales para nuestro organismo, ya que en algunas ocasiones puede ser portadora e incluso llevar contaminantes químicos, como pesticidas, dioxinas, herbicidas, trihalometanos, fluoruros, plomo, mercurio o nitratos procedentes de la agricultura o la industria.

 

  • Ciertamente toda agua del gripo es tratada por los organismos públicos, evitando posible infecciones víricas o similares, pero en la mayoría de las poblaciones, el tratamiento de potabilización se realiza a través de la cloración del agua, (variante de la lejía) con lo que se consigue el blanqueamiento del agua, y la eliminación de todo tipo de bacterias, pero con el inconveniente del sabor y olor desagradable que proporcionan al liquido elemento, que por definición debe ser incoloro, inodoro e insaboro.

 

  • Para evitar el sabor desagradable, la tendencia lógica es sustituir el agua de beber, por agua embotellada, con el consiguiente costo económico y medioambiental que esto conlleva.

 

 

  1. ¿Por que seguimos cocinando con ese mismo agua...? 
  2. ¿Qué sucede con el cloro, o el exceso de cal cuando cocinamos los alimentos...?  
  3. ¿Son realmente idóneas todas las marcas de agua mineral que consumimos...?  
  4. ¿Por qué nos pica la piel cuando nos duchamos...?

 

 

Las 3 razones fundamentales para decidirse a montar este tipo de filtro, son:

 

1. Económica.- Si compra por ejemplo Bezoya que es la más parecida, y bebe y cocinas con ella, le resultarían 3 botellas por 1,5 euros al día. Por 365 días son 542 euros al año. O sea, que en año y medio tendria amortizada la máquina y a partir de ahí, todos los años se ahorraría unos 450 euros. (He calculado para dos personas).

 

2. Ecológica.- Ahorra cientos de botellas de plástico que van a parar al medio ambiente y que suponen millones de envases diarios en el mundo. Además de la energía consumida en las embotelladoras y con el transporte.

 

3. Salud.- El agua de ósmosis junto con la destilada son las aguas de más baja mineralización y por tanto no cargan los riñones con exceso de minerales inorgánicos, ni se acumulan estos, sobre todo la cal, en arterias y demás tejidos blandos produciendo cantidad de enfermedades degenerativas. Además del daño al sistema musculo-esquelético que produce el exceso de peso de acarrear las botellas o garrafas a casa. Y por supuesto, evita los muchos tóxicos que estos plásticos PET filtran al agua.

Nuestros asesores, darán respuesta a estas y a otras muchas preguntas, analizándole tanto el agua de su grifo, como el agua mineral que compra.